jueves, 5 de julio de 2007

No es oro todo lo que reluce

MIÉRCOLES 11 DE JULIO (algo anda mal en las fechas, ya averiguaré por qué)
Dentro del tenis no es oro todo lo que reluce. Todo el mundo se fija en los grandes tenistas y en la suerte que tienen de jugar tan bien, de ser ricos y famosos. Pero son sólo unos pocos los que llegan arriba y los que pueden disfrutar de ese estatus.

Los diez primeros en el ranking tienen una diferencia notable de ingresos y publicidad al resto de los cincuenta primeros. Más allá del cincuenta del mundo y hasta el cien, se ganan muy bien la vida, pero no son millonarios. En cambio los jugadores del cien al doscientos, ya sufren para poder vivir del tenis, si contamos que tienen que pagar gastos suyos, salario y manutención del entrenador (los que se lo puedan permitir).

La mayoría tienen que jugar equipos en Francia o en Alemania para que el tenis les sea rentable y mientras seguir intentando meterse entre los cien primeros, para luego luchar por mantenerse ahí durante unos años y conseguir tener una buena carrera y un colchón económico para retirarse tranquilos.
Es un deporte que no tienes ninguna seguridad. No por jugar bien un año vas a tener un contrato de cinco que te asegure unos ingresos como pasa en el fútbol u otros deportes. Todo lo vas a tener que conseguir por tí mismo torneo a torneo.

Las marcas publicitarias sólo hacen grandes contratos a los cracks como Nadal, Federer, Roddick o Safin. Ya tienen sus iconos y a los demás les hacen unos contratos de poco o nulo dinero. Hay casos de tenistas que estaban quince o veinte del mundo y no conseguían ningún contrato con ninguna marca deportiva. Es increíble.

Creo que el tenis no ha evolucionado nada en estas cuestiones. Los grandes jugadores o cracks se llevan los tres cuartos del pastel y los demás un trocito muy pequeño a repartir entre muchos.
Lo veo normal, pero habría que hacer algo para que jugadores que están 90, 140 o 200 del mundo, se las vean y se las deseen para poder sacar algún rendimiento económico del tenis.

Veo un atraso que no se pueda poner publicidad en la ropa por ejemplo. En otros deportes, como la Fórmula 1 o el motociclismo, ves que los pilotos están forrados de arriba abajo de marcas y sponsors, con medidas enormes para que todo el mundo las vea. Hasta en el fútbol insertan publicidad en las camisetas.

En el tenis no ocurre lo mismo. Sólo puedes llevar alguna publicidad en la manga del polo y con unas medidas que no se ven ni estando a dos metros del jugador. Alguna marca deportiva incluso prohibe ponerse alguna publicidad en su ropa. Esto es el monopolio de las grandes marcas deportivas para que sólo identifiquen a las estrellas con sus productos.
Conozco a muchísimos empresarios que les gustaría invertir en algún jugador, pero que rehusan en cuanto ven que su marca no se consigue apreciar.

La ATP y la WTA deberían estudiar estos temas, porque se beneficiarían los jugadores más modestos y ellos mismos, ya que muchos empresarios invertirían en tenis.

Federer iguala a Borg ganando su quinto Wimbledon

Roger Federer sigue haciendo historia y ayer conquistó su quinto Wimbledon consecutivo.
Y no parece que vaya a ser el último, ya que su dominio sobre la hierba es indiscutible y no hay ningún jugador en el circuito en estos momentos, salvo Rafa Nadal, que le pueda ganar en Londres.



Estuvo cerca. Nunca Roger había sufrido tanto en sus cinco títulos anteriores. La clave fue que, en los momentos importantes, el suizo hizo gala de una gran frialdad, salvando puntos y bolas de break increíbles, sobre todo apoyado en su servicio.


Para mí, hubo dos momentos claves en el partido que podrían haber cambiado el resultado del mismo. Con 5-4 a favor de Nadal en el tercer set y 15-30 sacando Federer, tuvo una bola a media pista fácil que estrelló en la red, para ponerse 15-40 y dos set points. En ese momento el suizo estaba muy incómodo y no creo que hubiera podido levantar esas dos bolas de set.

El otro momento, fueron las cuatro bolas de break que tuvo el manacorí a principios del quinto set y que Roger salvó de una manera implacable con su servicio.
Hemos visto una nueva final de los dos únicos cracks y dominadores absolutos del circuito de tenis. No hay ninguna duda que cualquiera de los dos puede ganar en todas las superficies. Entre ellos, Rafa es mejor en tierra y Roger en las demás, aunque veo más fácil que el español le gane en hierba y en dura, a que el helvético lo haga en tierra.

En los últimos años ha habido un cambio de generación en el tenis masculino y se han ido retirando grandes jugadores, dejando paso a jóvenes talentos. Becker, Stich, Ivanisevic, Agassi y Sampras les han pasado el testigo a los Nadal, Federer, Djokovic, Roddick, Hewitt y Murray.
Ninguno de los nuevos campeones que hay ahora, excepto Federer, hace un juego típico de saque y volea, que en teoría es el juego por excelencia en Wimbledon.

Se puede ver en la Central del All England Club, como sí existen grandes calvas en la zona de fondo de la pista. En cambio, en años anteriores, esas calvas se extendían a la zona de la red.
Esto quiere decir, que ya prácticamente ningún jugador juega saque y volea. Incluso Federer no lo hacía ayer en la final.

Echo en falta, ver este tipo de cracks sobre la hierba de Wimbledon. Antes nos quejábamos que era un rollo ver los partidos en hierba, porque no duraban nada los puntos y sólo se veian saques. Poco a poco todo ha ido cambiado. Los jugadores cada día restaban mejor y hacían más daño a los que basaban su juego en el saque y volea. Y hoy en día, se cuentan con los dedos de la mano los que hacen el saque red.
Pero bueno, estamos en el 2007, y el tenis de fondo de pista, se ha impuesto en Wimbledon al tenis de saque y volea .

Finalmente, quiero volver a apuntar el mérito increíble que tiene Rafa Nadal de alcanzar una nueva final en Wimbledon. Sigo pensando, que es más difícil que haga final en la hierba de Londres, a que gane en Roland Garros. Su juego es perecto para tierra, con muchos efectos, puntos largos, empuñadura de derecha cerrada y grandes piernas. Pero este juego se convierte en un handicap en hierba, donde se juega más plano, se defiende peor y la bola no bota alta.

Big Nadal


Rafa Nadal ya está en cuartos de final tras vencer en otro maratoniano encuentro ante Youzhny, que resolvió en el último set por seis a uno.

Cinco días, cinco sets y las "burlas" de su rival Soderling , es lo que tuvo que soportar para meterse ayer en octavos. Al acabar y en rueda de prensa, los dos jugadores tuvieron sus más y sus menos con declaraciones personales de cada uno.

Rafa declaró que su rival se había burlado de él imitándole en un momento del partido, que no se había comportado correctamente en la pista, que nunca le había saludado las veces que se ha cruzado con él en otros troneos y que el sueco es un jugador que no cae bien.

Por su parte, Soderling, también se despachó a gusto con Nadal y dijo de él, que tardaba demasiado entre saque y saque, pasándose del tiempo permitido entre punto y punto y que había mucha gente en el circuito que tampoco les cae bien el manacorí.

Rafa debería "pasar" de estas historias que no le conducen a nada, aunque le doy toda la razón ya que el sueco hizo cosas impresentables en el partido fruto, creo yo, de la envidia que siente hacia el español.

Tengo una sensación desde Roland Garros, de que todo el mundo está en contra de Rafa, como si mucha gente quisiera su derrota. En Paris tuvo al público en contra todo el torneo, ya que apoyaban incondicionalmente a cada uno de los rivales con los que se enfrentaba. Allí lo veo lógico, los franceses no soportan que los españoles ganen en su tierra. Pero también en Wimbledon tengo esa sensación de que a los ingleses no les gusta que gane. ¿Están cansados de verle ganar?¿ Les disgusta su juego? ¿No quieren a los españoles? ¿Por qué a Federer, en cambio, le apoyan tanto, si es el número uno desde hace tiempo y no para de ganar?
Y también creo que algunos jugadores están hartos del dominio que ejerce sobre ellos y como que le han cogido manía.

Pues esto es lo que hay y lo que tendría que hacer la gente es aprender de Rafa como tenista en vez de envidiarle y querer que pierda.
Hoy se ha desecho del peligrosísimo Youzhny. Ha sido su mejor partido en hierba. Su juego fue increíble, demostrando su evolución sobre la hierba y manteniendo la fuerza mental a la que nos tiene acostumbrados para sacar su mejor repertorio en el último set y conseguir meterse en los cuartos de final.

Allí le espera el cañonero Berdych, que para mí, es el escollo más difícil que va a tener después de Roger Federer. El checo tiene un juego que le va mal a Rafa. Saca muy bien y los dos primeros tiros son impresionantes y rápidos. Resta muy metido con tiros muy veloces también.

La tarea de Nadal es aguantar esas embestidas de los dos primeros golpes y a partir de la tercera pelota, si logra mantenerla en juego, el 80% de los puntos serán para él. Tendrá que variarle mucho los saques e intentar moverle con su derecha para los lados cuando lleve la iniciativa.

Por cierto que ya tuvo un rifi rafe en Madrid debido a que el checo hizo callar al público cuando le ganó el año pasado. Ya le han hecho la pregunta los periodistas si se lleva bien con él y si está olvidado y el manacorí ha dicho que sí, que le ha felicitado por sus victorias y que es buen tipo.
Sigo creyendo que no debería opinar de cómo es la personalidad de sus rivales y sólo hacer declaraciones acerca de cómo son sus rivales en el aspecto tenístico.

Por su parte, Juan Carlos Ferrero, le está plantando cara a Federer y están igualados a cinco en el primer set, después de remontar un cinco a dos a favor del suizo. Cómo no, apareció la lluvia en ese momento y el partido se suspendió. Esperemos que el de Onteniente dé el "bombazo" del torneo y se "cargue" al dominador de los últimos años.

Foto Marca.com

martes, 3 de julio de 2007

La lluvia y la organización de Wimbledon desespera a jugadores, aficionados y prensa


Nadal lleva más de tres días sin poder acabar su partido ante Soderling por culpa de la lluvia. Las continuas interrupciones en el partido han hecho mella en la concentración y juego de Rafa y un partido completamente controlado y que parecía que se iba a acabar en tres sets, ahora está igualado a dos sets y, por suerte, dos a cero a favor del segundo jugador mundial.

El manacorí necesita mucho ritmo en los partidos para coger su nivel de juego, cuánto más tiempo pasa en la pista, mejor se adapta a ella y más daño hace a sus rivales. Pero estas continuas interrupciones, hacen que a la reanudación, le cueste arrancar y coger el nivel que suele dar a medida que el partido está más avanzado. Estoy seguro que el partido ante Soderling lo hubiera ganado en tres sets corridos, si la lluvia no hubiera hecho acto de presencia.

Y es que los jugadores empiezan a estar hartos de la organización de Wimbledon y del poco caso que les hacen. El más crítico ha sido Nalbandián, que ha arremetido duramente en contra de los organizadores. Y creo que en parte tiene razón, porque la tradición de no jugarse ningún partido el primer domingo está bien, si el torneo no va retrasado, pero este año, que llueve constantemente, se tiran tres y cuatro días para acabar algún partido. Encima más de un jugador va a tener que jugar al mejor de cinco sets dos días seguidos, con lo que es imposible recuperarse del esfuerzo y por ello, algunos tendrán más ventajas sobre otros, algo que me parece una verguenza. Es un error muy grave que se empeñen en seguir la tradición y que no se haya jugado ningún partido el domingo pasado. No les importan los jugadores, que no tienen ni voz ni voto aunque sea verdaderamente los protagonistas de este espectáculo.


Yo respeto todas las tradiciones y reglas que tienen los ingleses en Wimbledon. Es un gran torneo, pero son demasiado estrictos en cumplirlas y deberían escuchar un poco tanto a jugadores, como a aficionados y prensa.


Y hoy martes sigue lloviendo y otra vez está suspendido, así que un día más de amargura y desesperación en el All England Club.


Ferrero, antes de la última interrupción, llevaba encarrilado su partido por dos sets a cero y cuatro juegos a tres a favor en el tercero, así que parece que el de Onteniente lo tiene inmejorable para meterse en los cuartos ante el mejor del mundo, Roger Federer, que por cierto, desde el viernes pasado no juega, ya que su rival de octavos Tommy Haas, ni ha podido entrar en la pista por lesión.

Esperemos que Ferrero remate su partido y que plante cara a Roger en cuartos, que igual llega desentrenado al partido por estar tantos días parado y sin competir............

En féminas ya no nos queda ninguna. Vivi Ruano no pudo con Petrova pese a remontar el segundo set y a punto estuvo de ganarlo. No pudo ser, pero fue una gran actuación la de la madrileña, que sigue demostrando su profesionalidad y competitividad con la cantidad de años que lleva en el circuito. Habría que poner como ejemplo a este tipo de jugadores, en este caso Vivi, que no lo ha tenido nada fácil para llegar, que se ha chupado muchos años torneos menores y que por su constancia y tesón ha llegado a ser la mejor del mundo en Dobles y una de las mejores jugadoras españolas después de Arantxa y Conchita. Sólo los que estamos dentro de este mundo, sabemos lo que se sufre y lo que cuesta llegar y el sacrificio que supone para la mayoría, porque jugadores superdotados como Nadal o Federer se cuentan con los dedos de la mano. Vivi debería ser un ejemplo para los niños o niñas que empiezan en este deporte, pero lo que vende es el "superdotado" que gana Roland Garros con 17 o 18 años y en ese sí que se fijan ya que, todos los medios de comunicación le ponen como ejemplo. Luego el niño que no es Nadal a los 18 años lo deja, porque está frustrado, y esto lo veo mucho en el tenis. A Rafa hay que ponerlo como ejemplo porque es excepcional, pero hay que decir también que no todo el mundo puede ser como él y que nadales salen uno cada treinta años.
Así pues habría que promocionar más a esta gente como Vivi, Clavet o Ramírez por ejemplo, que no han triunfado de pequeñitos, pero que se metieron entre los top 50 con más de 21 años y que tienen carreras tenísticas largas dentro del circuito.
Foto El Mundo.es