viernes, 10 de agosto de 2007

Cerrado por vacaciones


Amigos, me tomo unos días de decanso. Volveré en Septiembre con más ganas aún de comentar este mundo tan apasionante y a veces curioso, como es el tenis.
Por supuesto, estaré atento a lo que suceda en Montreal( Nadal único representante español en cuartos), Cincinati y Us Open, para poder escribir a la vuelta sobre éstos torneos.

domingo, 5 de agosto de 2007

Triunfos de Verdasco y Robredo en El Espinar y Sopot

La Armada española sigue cosechando triunfos en la ATP.
Ésta vez fueron Fernando Verdasco y Tommy Robredo, conquistando los títulos del Challenger del Espinar y el ATP Tour de Sopot respectivamente.




Verdasco hizo honor a su favoritismo en Segovia y se impuso en la final al australiano Jones en dos cómodos sets. El madrileño está cosechando buenas victorias este año ante rivales superiores en el ránking y sólo le falta un poco de regularidad y, quizás un gran triunfo en algún torneo Grande del circuito , para que acabe de despegar definitivamente y se coloque entre los 15 mejores jugadores del mundo, que es donde debería estar por potencial tenístico.




El triunfo del Espinar, aún siendo un torneo menor y con rivales inferiores a él, le va a dar un plus de confianza, para afrontar con garantías la segunda parte del año y llegar preparado para dar el salto en la gira americana y que termina con la disputa del Us Open, tercer Grand Slam del año.






Qué decir de Tommy Robredo, top 20 durante los últimos cinco años y top ten en unos cuantos de ellos, es el eterno tapado, el "desconocido" para el público en general que no entiende de tenis, pero que si preguntas por Nadal, cualquiera le conoce.




El de Hostalric acaba de ganar su primer torneo del año en Sopot y es el jugador más regular de la armada. Tommy se merece más elogios, mas seguimiento por parte de prensa y medios de comunicación, porque tiene una carrera espectacular, pese a no poder compararse sus triunfos con los de Nadal.




Debemos disfrutar de las gestas de Rafa, pero se debería reconocer más a otros tenistas españoles, en este caso Robredo, porque están entre los mejores del mundo y porque estar en esas posiciones privilegiadas y mantenerse ahí tantos años seguidos, requiere un esfuerzo, a todos los niveles, impresionante.