sábado, 29 de septiembre de 2007

Las mafias entran en el circuito ATP

Después del caso Davydenko, en el cual una casa de apuestas denunciara un número de apuestas diez veces superior de lo normal si el ruso perdía en uno de sus partidos y en el que acabó retirándose, la sombra del amaño de partidos vuelve a salpicar el tenis.

El tenista Dmitry Tursunov ha denunciado en un medio de comunicación, que recibió varias veces ofertas de soborno para amañar partidos. Éste jugador se une a los dos tenistas belgas( Norman y Elseneer) que ya habían denunciado días atrás que fueron objeto de sobornos.

Es una pena tener que hablar de este tipo de prácticas, pero desgraciadamente, el mundo de las apuestas en el deporte mueve muchísimo dinero y las mafias intentan sacar tajada, intentando sobornar a jugadores ofreciéndoles grandes sumas de dinero por dejarse perder.

Me han parecido muy valientes estos tres jugadores al hacer público los intentos de soborno de los que han sido objeto y también muy legales al rechazarlos, que es lo que harían la mayoría.

Cuando yo estaba dentro del circuito, a veces se oían cosas respecto a estos temas. Se decía que había jugadores que apostaban dinero, a través de terceras personas, en partidos oficiales.
La información privilegiada que disponen los jugadores en los torneos en cuanto, por ejemplo, saber que un jugador tiene una pequeña lesión y que intentará jugar, pero es probable que se retire del encuentro, hace que sea más fácil apostar dinero y ganar.
Pero eran meros rumores dentro del circuito y de momento, no se ha demostrado que algún tenista haya realizado éstas prácticas.

Pero el caso que ha contado Tursunov, es nuevo para mí, ya que nunca escuché intentos de soborno en el tenis.

Hay que felicitar a estos jugadores, por dar la cara y por ser el ejemplo de que el tenis es un deporte limpio, así como los jugadores que integran el circuito.

jueves, 27 de septiembre de 2007

Copa Davis: Asequible debut para España


España tendrá como rival a Perú en la primera ronda de la Copa Davis del 2008.

En principio, los nuestros no deben tener ningún problema en superar la eliminatoria.

El único hándicap es si se juega en Perú y con un público "caliente", que estará completamente volcado con sus jugadores.


Lo más seguro que la superficie que se jugará será la tierra batida, porque el "buque insignia" de Perú es Luis Horna, que es un consumado especialista sobre el polvo de ladrillo y el único jugador que nos puede poner en algún aprieto, por su carácter, su entrega y su lucha dentro de la cancha.