lunes, 21 de enero de 2008

No pudo ser


No fue el día de David Ferrer. El resultado lo dice todo, 60 63 75. Sólo en el tercer set, parecía que podía remontar al salvar 5 pelotas de partido a favor de Djokovic con 5-3 a favor de éste. El serbio tuvo dudas y David pudo igualar a cinco. Pero poco le duró la alegría ya que el número tres del mundo rompió el servicio del español y sentenció el partido con su saque.


También se esfumó la posibilidad de que Nadal pudiera ser número uno del mundo si Roger Federer perdía su partido de cuartos y el manacorí ganaba el torneo.

El suizo no falló y pasó a semifinales derrotando a un James Blake que jugó un gran partido, pero no fue suficiente para doblegar al número uno del mundo.


Parece que el Open de Australia es cosa de tres, salvo que el francés Tsonga diera la gran sorpresa y se alzara con el título.

Yo apuesto por una nueva final entre los dos mejores jugadores del mundo, Nadal y Federer.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Espero que sea Nadal Djokovic la final y gane Nadal, as igualaria en puntos a Federer y luego Rafa juega Roterrdam, con ganar un solo partido ya seria 1.

Anónimo dijo...

lo que jugo tsonga no se puede creer, de otra galaxia, impresionante.