lunes, 14 de julio de 2008

Dos semanas después de la hazaña de Rafa Nadal

Son las 7 15 de la mañana y estoy a punto de coger un avión en el aeropuerto de Munich. El itinerario es Munich- Madrid- New York- Indianápolis que es mi destino final.
Comienza mi viaje a los torneos americanos, pasando por el Master Series de Toronto, el challenger de Vancouver en Canada, Washington y Us Open, con una escala entre medias en Miami para entrenar.

He estado con otro jugador del equipo Colsanitas, Santiago Giraldo(150 del mundo), en los torneos de Stuttgart, en el que pasó la previa y perdió con Cuevas con cuatro match points a favor que dejó escapar y en Kitbuhel, que también pasó la qualy y me he tenido que ir, ya que habíamos acordado que la gira americana la hacía con Alejo Falla.
Santi juega mañana martes su primera ronda y me reemplaza Marcos Górriz como entrenador en Kitbuhel con él.
Yo espero llegar a ver el primer compromiso de Falla en Indianápolis contra el brasileño Belucci. Esperemos que le hayan programado partido para el martes, porque yo llego lunes en la noche.

Así es la vida del profesional del tenis, muchos aeropuertos, aviones, esperas y un montón de semanas fuera de casa.

Siento no haber podido escribir hasta este momento, pero he tenido miles de complicaciones con las conexiones a Internet en estos torneos.

Dos semanas después y habiendo miles y miles de noticias, publicaciones y comentarios a cerca de la gran hazaña conseguida por Rafa Nadal al proclamarse campeón de Wimbledon, poco más puedo decir o escribir.
Simplemente, me parece heroico lo de éste joven jugador manacorí y que todo el mundo coincide ya en que es el mejor tenista en la historia de España y posiblemente el mejor deportista español de todos los tiempos. Y si no lo es ahora, pronto lo será.

En mi vida, nunca he tenido muchos ídolos. Me gustaban grandes tenistas como Mcenroe o Ivan Lendl, más recientes Agassi o la calidad del “chino” Rios.
Pero, realmente, siento admiración por Rafa Nadal. Creo que es un superdotado, con una mentalidad privilegiada y que nació para ser el número 1 en cualquier disciplina que se hubiera propuesto. Todos los grandes valores de un deportista se concentran en él y los monitores, entrenadores y profesores de tenis deberían hacer hincapié en poner a Rafa Nadal como ejemplo para los chavales que empiezan en sus escuelas y mostrarles esos valores y cualidades que tiene este deportista excepcional.
Pronto va a ser número uno y todavían nos quedan nuevas hazañas y victorias que contar. Sólo tiene 22 años y ahí están los números. Cuatro Roland Garros sin conocer la derrota y una victoria en Wimbledon, sin contar las victorias en Master Series y Atp Tours.

Veremos como se recupera ahora para afrontar la gira americana que culmina en el Us Open y en donde no tiene tan buenos registros. Yo estoy convencido que si no es este año, el próximo será otro de sus objetivos, vencer en Flushing Meadow y conociendo a Rafa, igual no nos hace esperar al próximo año y se alza con el título y con el número uno del mundo en esta edición. Seguro que sí, se lo merece ya.



Seguiré escribiendo desde los torneos americanos y en Canadá. Mi trabajo en estos torneos será intentar que Falla vuelva a recuperar su confianza y que las lesiones le respeten, para poder volver al top 100 mundial. Seguro que lo consigue.

Un saludo a todos