sábado, 28 de febrero de 2009

No todos pueden ser Nadal

El tenis mueve muchas cosas. A veces los jugadores, como a mí me ha pasado, no nos damos cuenta del trabajo que hay detrás, para que gracias a muchísima gente, como organizadores de torneos, de eventos, sponsors, árbitros, aficionados, periodistas, voluntarios. Todo esto hace posible que este deporte, tenga la repercusión que tiene a todos los niveles. Hay mucho trabajo para la base, para que los chavales tengan sus torneos, organicen ligas, por equipos, clubes, muchas veces también, trabajo de muchos por amor a este deporte.


También es un deporte a veces ingrato para muchos chavales que tienen una ilusión tremenda y que muchos de ellos se quedan por el camino. La gente en España estamos malacostumbrados a ver como tenemos una generación de grandes tenistas que cada 10 años van saliendo. El éxito es de ellos, del esfuerzo de sus padres, de sus entrenadores. Es un deporte que llega un momento que te la tienes que jugar, incluso sacrificando una carrera universitaria si quieres llegar a ser un grande. Pocos casos han habido de grandes jugadores que hayan podido estudiar a la vez. Conozco a muchísimos chavales que destacaban de pequeños y que han dado mucho por el tenis, que como es normal, no todo el mundo llega y acaban con 26 o 27 años su carrera deportiva y se tienen que buscar la vida. Yo he entrenado a chicos, que han tenido muy buenas salidas, como tener una beca en Usa para estudiar y jugar al tenis entre Universidades. Esa es muy buena experiencia y se traen una carrera universitaria debajo del brazo.


NO nos engañemos, Nadales nacen una vez cada 20 años y hay tantos y tantos jugadores anónimos que se están ganando la vida con el tenis como pueden. En España un 10 del mundo casi ni se le conoce a excepción de los galacticos Feliciano y Verdasco, que a veces se les ve más en prensa rosa, que en prensa deportiva. En España sólo queremos ídolos y deberíamos saber, que un Guillermo García, por ej, es un pedazo de jugador que está 50 o 60 del mundo, pero que a veces se les reconoce más sus méritos en otros paises que aqui. Cuidemos este deporte, no nos malacostumbremos y reconozcamos que ser y tener un número uno del mundo es extraterrestre, porque Nadal parece que no es una persona de este mundo.


Habría que hacer muchos homenajes a tenistas como Vivi Ruano que he perdido la cuenta de Grand Slams que ha ganado en dobles y que sigue en la brecha con más de 32 años. No nos olvidemos de Moya, Ferrero, pedazos de tenistas. Y quiero desde aqui dar un homenaje a todos los tenistas jóvenes que estáis con la maleta de future a future y de challenger a challenger, soñando con triunfar. Tenéis mucho mérito.