domingo, 6 de diciembre de 2009

España gana su cuarta Copa Davis




Feliciano López y Fernando Verdasco, dieron el punto definitivo a España en el doble para ganar la cuarta Copa Davis en los últimos nueve años. Un triunfo indiscutible de ésta nueva generación de tenistas con Rafa Nadal a la cabeza y liderando un proyecto inagotable de grandes expertos de la raqueta.

La República Checa, con Radek Stepanek y Thoma Berdych a la cabeza, no fue rival para nuestros tenistas, que sobre la tierra batida del Sant Jordi, hicieron vibrar y disfrutar a la afición española, imponiéndose con claridad en todos los partidos de individuales y en el doble.

La clave de la eliminatoria estuvo en la gran remontada de David Ferrer ante un "iluminado" Stepanek, que dio un recital de tenis en los dos primeros sets, con cambios de ritmo, dejadas, subidas a la red, etc en el segundo partido de la eliminatoria. Pero ahí apareció la casta, la lucha y la determinación de un Ferrer, que con la ayuda del público remontó esos dos primeros sets en contra y aguantando la presión de una gran final, logró ganar un partido que fue clave en la eliminatoria.

Quién se iba a imaginar antes del año 2000, que España iba a dominar ésta competición en los siguientes 10 años. Era la única competición que se le resistía a nuestros tenistas y era una espina clavada que no nos la lográbamos sacar, hasta que llegó esa final del 2000 en el Sant Jordi también, y los Corretja, Costa, Ferrero y Balcells, lograron la primera Copa Davis para España
Ese año fue el punto de inflexión, para que el equipo español de Copa Davis creyeran en sí mismos y volvieran a ganar en Sevilla 2004 con Moyá y un jovencísimo Nadal a la cabeza, la del 2008 en Argentina, con todos los elementos en contra y sin Nadal y el triunfo de éste año, que convierten a nuestro país en la mayor potencia mundial tenística.




El equipo español tiene tanto potencial y jugadores de tanto nivel, que, como decía Stepanek, podrían formar 2 o 3 equipos de Copa Davis y que en cualquier otro país, los reservas como Ferrero y Robredo, jugarían de titulares indiscutibles.

Quiero felicitar a Albert Costa por el éxito obtenido y que ha sido fundamental, para crear ese buen ambiente que reina en el equipo y que gracias a él y a su experiencia, ha podido inculcar un espíritu de equipo en sus jugadores, ya que el tenis es un deporte muy individual, salvo en la Copa Davis, en el que el equipo es lo más importante.
Me uno a las declaraciones de Albert en que no ve límites a éste equipo en los próximos años y aunque me preocupe de que haya un pequeño vacío de grandes tenistas después de Nadal, estoy seguro, que con los grandes profesionales que existen en el mundo del tenis en España, tenemos el relevo asegurado dentro de unos años.

Ahora toca disfrutar del gran momento del tenis español.